Celeste Sánchez Goldar

Y se produjo el llamado


y comenzaron a llegar,
y se encontraron.
y cada uno venía con sus ideas, su equipaje y cada uno traía su parte.
Y cortaron el pan,
y compartieron el vaso,
y se dijeron palabras.
Y eran muchos cuerpos que formaban solo uno, moviéndose al unísono, apenas separándose.
Y fueron muchos días,
y fueron allá,
y también allá.
Y allá.
Y dejaron una huella, que fueron varias, en aquellos que tuvieron la suerte de ver pasar a esta bandada.


Celeste Sánchez Goldar